Nuestra sede

Iglesia del Santo Cristo de la Salud

Te ofrecemos 2 formas diferentes de visualizar nuestra sede. ¿Tu cual eliges?

Visual
Lectura

1571

Orígenes

La iglesia del Santo Cristo de la Salud, representa un magnifico ejemplo del barroco-manierismo malagueño, tanto desde el punto de vista pictórico como arquitectónico.
Sus orígenes se sitúan cuando los Jesuitas se asentaron en Málaga, sobre el 1571 adquiriendo una casa junto al oratorio de San Sebastián, de origen musulmán, esta pequeña iglesia era insuficiente y estaba en peligro de derrumbe por que decidieron construir una nueva mas grande ampliando el solar. Los planos iniciales fueron realizados por Villalpando en 1587 siguiendo la planta de cruz latina del Gesú de Roma.
1571
Pedro Pérez

Obras

Siendo dirigidas las obras por el hermano jesuita Pedro Pérez, que realizó un nuevo proyecto al detectarse errores en el original, este nuevo proyecto admitía la forma circular enmarcada en un cuadrado, en cuyo ángulos se abren cuatro capillas semicirculares junto al altar mayor y la capilla situada justo en frente de este.
Pedro Pérez
Bóveda

Arquitectura

En el piso superior se sitúan tribunas y un apostolado formado por 14 figuras, situado en hornacinas y dominado por dobles pilastras que recorren todo el circulo en dos niveles de altura. Su colocación como sostén de la bóveda se entiende simbólicamente como que la iglesia se apoya fuertemente en el testimonio de los apóstoles. Sobre estas pilastras se levanta la bóveda semiesférica, con marcado carácter italiano, formada por tres anillos concéntricos con un diámetro de 17,25 cm en el que se desarrolla un conjunto decorativo que posiblemente continuaría por el cuerpo inferior hasta el suelo, que hoy se encuentra totalmente blanqueado por desgracia.
Bóveda

Programa iconográfico

Carácter simbólico

Hay que destacar el carácter simbólico del templo por su propia estructura . “La planta cuadrada exterior representa el mundo terrestre, recogido por el circulo y cobijado por la cúpula, símbolo de la divinidad”. Para Agustín Clavijo la iglesia parte de una idea fundamental que expresa por su arquitectura y programa icnográfico , el martirio a través del lenguaje manierista: Su justificación puede estar en el antiguo oratorio consagrado a San Sebastián que existía donde esta ahora la iglesia.
Programa iconográfico
1672 / 1678

Capillas

Así entre 1672 1678 se construyen las capillas de San Ignacio (ahora de Santo Domingo, aunque con una escultura de San Francisco de Asís), la de San Francisco Javier (donde ahora esta la Esclavitud Dolorosa) , la de S. Francisco de Borja (ahora Virgen de Araceli) y la ultima donde se encuentran los sagrados Titulares de la Cofradía consagrada originariamente los mártires del Japón, hermanos Jesuitas que fueron crucificados en el valle de Nagasaki cuando estaban allí como misioneros.
1672 / 1678

1787

Altar mayor

En el altar mayor se consagra la figura de San Sebastián recibiendo culto hasta 1787, que se reformo con la construcción de una hornacina para ubicar una escultura de San Pedro.
Este completo programa icnográfico desarrollado en las capillas y en la cúpula en torno a la exaltación del martirio y sus valores espirituales y de profundo carácter jesuita se ha visto mermado durante sucesivas reformas, restauraciones, destrozos y perdidas a lo largo de la historia lo que ha provocado la perdida de identidad de la iglesia y el trastorno de su unidad cultural.
1787

Hexagonal

Exterior de la Bóveda

El exterior de la bóveda se conforma como una linterna octogonal realizada en ladrillo y rematada por un cupulin y junto a ella se eleva un pequeño campanario.
De lo que era denominado colegio de los jesuitas, que fue casa de estudios superiores humanísticos y filosóficos-teológicos constituyéndose como una universidad jesuita, nos queda el patio ubicado en el colegio publico anexo y que representa un claustro de arcos de medio punto sobre columnas de piedra alzando dos pisos de vano dintelados y su portada labrada en piedra en la misma fachada de la iglesia donde destaca el arco de medio punto culminado por u frontón triangular donde se cobija un escudo imperial.
Hexagonal
Movimiento y libertad

Carácter manierista

Su carácter manierista se advierte en el movimiento y libertad del circulo que se encuentra ahogado en un cuadrado. También se percibe esa tensión entre el interior del templo y las características del alto presbiterio junto a la violenta entrada a la iglesia por un lateral.
El exterior del templo esta formado por un muro de ladrillo donde destaca la portada de piedra alzada. Se trata de un gran arco de medio punto donde a sus lados se encuentran veneras sobre pedestales de Ángeles. Sobre columnas doricas se eleva una tercera hornacina rematada por un frontón partido . La autoría no documentada pudo deberse al cantero Miguel Meléndez que realizó la portada de la Iglesia de San Julián existiendo entre ambas grandes parecidos en su estructura.
Movimiento y libertad
Andrés Cortés

Conjunto Pictórico

El autor del conjunto pictórico fue Andrés Cortes, el programa decorativo de la bóveda puede estar inspirado en la cúpula de la capilla Chigi de la Iglesia de Santa Maria del Popolo en Roma, sin descartar otras influencias españolas como pueden ser el Escorial y la Iglesia del colegio de San Hermenegildo de Sevilla.
Andrés Cortés

Arte

Programa Iconográfico de la Bóveda

El programa icnográfico de la bóveda se desarrolla en un friso con símbolos martiriales y sobre el tres anillos concéntricos, siendo la unidad temática la exaltación del martirio a través de sus símbolos.
Aunque si quieres saber más sobre este conjunto pictórico. Haz click en el siguiente botón.Saber más
Arte

Talla del Ecce Homo, bendecida en abril de 1946.

Orígenes

La iglesia del Santo Cristo de la Salud, representa un magnifico ejemplo del barroco-manierismo malagueño, tanto desde el punto de vista pictórico como arquitectónico.
Sus orígenes se sitúan cuando los Jesuitas se asentaron en Málaga, sobre el 1571 adquiriendo una casa junto al oratorio de San Sebastián, de origen musulmán, esta pequeña iglesia era insuficiente y estaba en peligro de derrumbe por que decidieron construir una nueva mas grande ampliando el solar. Los planos iniciales fueron realizados por Villalpando en 1587 siguiendo la planta de cruz latina del Gesú de Roma.
Siendo dirigidas las obras por el hermano jesuita Pedro Pérez, que realizó un nuevo proyecto al detectarse errores en el original, este nuevo proyecto admitía la forma circular enmarcada en un cuadrado, en cuyo ángulos se abren cuatro capillas semicirculares junto al altar mayor y la capilla situada justo en frente de este.
En el piso superior se sitúan tribunas y un apostolado formado por 14 figuras, situado en hornacinas y dominado por dobles pilastras que recorren todo el circulo en dos niveles de altura. Su colocación como sostén de la bóveda se entiende simbólicamente como que la iglesia se apoya fuertemente en el testimonio de los apóstoles. Sobre estas pilastras se levanta la bóveda semiesférica, con marcado carácter italiano, formada por tres anillos concéntricos con un diámetro de 17,25 cm en el que se desarrolla un conjunto decorativo que posiblemente continuaría por el cuerpo inferior hasta el suelo, que hoy se encuentra totalmente blanqueado por desgracia.

Hay que destacar el carácter simbólico del templo por su propia estructura . “La planta cuadrada exterior representa el mundo terrestre, recogido por el circulo y cobijado por la cúpula, símbolo de la divinidad”.
Para Agustín Clavijo la iglesia parte de una idea fundamental que expresa por su arquitectura y programa icnográfico , el martirio a través del lenguaje manierista: Su justificación puede estar en el antiguo oratorio consagrado a San Sebastián que existía donde esta ahora la iglesia.
Las obras de construcción no comenzaron hasta 1926, dirigidas ya por entonces por José Zamora sumándose en 1929 en el cierre de la cúpula el hermano Alonso Matías, que murió ese mismo año al caer desde el andamio de la misma.La iglesia se inauguró el 28 de septiembre de 1630 aunque la decoración y las pinturas al fresco de la cúpula se alargan hasta 1644 por el hermano Andrés Cortes, siendo posterior los altares y capillas que hoy conocemos aunque consagrados a santos distintos de los originarios. Inicialmente estaban dedicados a santos mas representativos de los Jesuitas.

Las capillas

Así entre 1672 1678 se construyen las capillas de San Ignacio (ahora de Santo Domingo, aunque con una escultura de San Francisco de Asís), la de San Francisco Javier (donde ahora esta la Esclavitud Dolorosa) , la de S. Francisco de Borja (ahora Virgen de Araceli) y la ultima donde se encuentran los sagrados Titulares de la Cofradía consagrada originariamente los mártires del Japón, hermanos
Jesuitas que fueron crucificados en el valle de Nagasaki cuando estaban allí como misioneros.
En el altar mayor se consagra la figura de San Sebastián recibiendo culto hasta 1787, que se reformo con la construcción de una hornacina para ubicar una escultura de San Pedro.
Este completo programa icnográfico desarrollado en las capillas y en la cúpula en torno a la exaltación del martirio y sus valores espirituales y de profundo carácter jesuita se ha visto mermado durante sucesivas reformas, restauraciones, destrozos y perdidas a lo largo de la historia lo que ha provocado la perdida de identidad de la iglesia y el trastorno de su unidad cultural.
Talla del Ecce Homo, bendecida en abril de 1946.

Su carácter manierista se advierte en el movimiento y libertad del circulo que se encuentra ahogado en un cuadrado. También se percibe esa tensión entre el interior del templo y las características del alto presbiterio junto a la violenta entrada a la iglesia por un lateral.
El exterior del templo esta formado por un muro de ladrillo donde destaca la portada de piedra alzada. Se trata de un gran arco de medio punto donde a sus lados se encuentran veneras sobre pedestales de Ángeles. Sobre columnas doricas se eleva una tercera hornacina rematada por un frontón partido . La autoría no documentada pudo deberse al cantero Miguel Meléndez que realizó la portada de la Iglesia de San Julián existiendo entre ambas grandes parecidos en su estructura.

Bóveda

El exterior de la bóveda se conforma como una linterna octogonal realizada en ladrillo y rematada por un cupulin y junto a ella se eleva un pequeño campanario.

De lo que era denominado colegio de los jesuitas, que fue casa de estudios superiores humanísticos y filosóficos-teológicos constituyéndose como una universidad jesuita, nos queda el patio ubicado en el colegio publico anexo y que representa un claustro de arcos de medio punto sobre columnas de piedra alzando dos pisos de vano dintelados y su portada labrada en piedra en la misma fachada de la iglesia donde destaca el arco de medio punto culminado por u frontón triangular donde se cobija un escudo imperial.

El autor del conjunto pictórico fue Andrés Cortes, el programa decorativo de la bóveda puede estar inspirado en la cúpula de la capilla Chigi de la Iglesia de Santa Maria del Popolo en Roma, sin descartar otras influencias españolas como pueden ser el Escorial y la Iglesia del colegio de San Hermenegildo de Sevilla.

Su estilo manierista se manifiesta porque los anillos de las pinturas de los Santos Mártires se encasillan en cuadrados, de forma que quedan rígidos impidiendo cualquier desbordamiento, utilizando para ello la combinación de colores oscuros sobre fondos blancos y dorados como modo de conseguir las buscadas perspectivas.

El programa icnográfico de la bóveda se desarrolla en un friso con símbolos martiriales y sobre el tres anillos concéntricos, siendo la unidad temática la exaltación del martirio a través de sus símbolos.

Si quieres seguir leyendo sobre la bóveda y su programa iconográfico, haz click en el siguiente botón.


Saber más

Talla del Ecce Homo, bendecida en abril de 1946.